Versos para una Salida                                                                                            www.ruper.net

 

 


Cada año, la salida se da tras la lectura de los versos que compusiera Dionisio de la Huerta. Sin embargo, es necesario que antes salgan del río los tritones que, enfundados en disfraces, se echan al agua bajo el puente de Arriondas tras el desfile. Lejos de ser una molestia, son parte de la fiesta y tienen su importancia reconocida en los versos de la salida:

Guarde el público silencio(bis)
y escuche nuestra palabra (bis)
De orden de Don Pelayo
después de medir las aguas,
presidiendo el dios Neptuno
los actos de esta olimpiada,
con las <<novias>>, los tritones,
el cañón, los centauros y Pialla,
nuevamente se autoriza, en Arriondas,
la carrera de piraguas.
Y cuando demos los vivas
que
el reglamento nos manda,
contesten todos a coro,
enronquezcan las gargantas,
que es fiesta de toda Asturias
la fiesta de las piraguas.
Mas si alguno tiene cerca,
una chavalina guapa,
que no la pierda de vista
ni deje de vigilarla;
y, si de veras le gusta,
comience ya a enamorarla,
porque es tradición que en Llovio,
al final de esta jornada,
cuando de las siete en punto
resuenen las campanadas,
a las mozas que lo quieran y se dejen,
Don Pelayo da permiso
para poder abrazarlas.
Y si luego, andando el tiempo,
vamos al cura y nos casa,
con los neños que tengamos
vendremos a las Piraguas
con los collares de flores
y las monteras terciadas,
que no hay fiesta más alegre,
ni más movida y galana,
ni con más bello paisaje,
ni esencia más asturiana.
Cantadlo con toda el alma,
que resuene en todo el valle,
¡Asturias Patria Querida!
el himno de las Piraguas.

Una vez finalizado el himno, se da la salida oficial:

Y ahora sí que va a empezar
la fiesta de las Piraguas...

El juez del Descenso dice entonces <Piragüistas! ¡Preparados! ¡Fuego!>>

Y ya empezó, la carrera por el agua
y quien tenga ojos, que mire
y ponga al mirar el alma
y diga si no es hermosa
la Fiesta de las Piraguas.

 

 

 

El río Sella


Nace en la Majada de Pozúa, en el Valle de Sajambre, y recorre, además de este valle, el concejo de Cangas de Onís, donde recibe al Dobra y al Güeña.

Al llegar a Arriondas, aguas abajo, en su margen izquierda, recibe al Piloña, vertiendo sus aguas en el mar Cantábrico en Ribadesella.

Su caudal también se ve incrementado por el arroyo de la Santa Cueva de la Virgen de Covadonga.Tiene un curso de unos setenta kilómetros y su cuenca la integran las cordilleras de los Picos de Europa, Montes del Cuera, el Cordal de Ponga y el Monte Sueve. Hasta Cangas de Onís se abre paso por un valle estrecho y agreste, para ya, a partir de aquí, discurrir por valles abiertos. Sus aguas son limpias y cristalinas, y su fauna muy rica tanto en salmones como en truchas, siendo todo él un paraíso para la pesca. Es el río más salmonero de España. Las poblaciones mas importantes que atraviesa son Cangas de Onís y Arriondas y desemboca en Ribadesella.

Cangas de Onís, partido judicial, es terreno accidentado que por su parte Sur invaden los Picos de Europa. El río atraviesa la población de Sur a Norte. Arriondas, villa de la parroquia de Cuadroveña (Parres). Es llamada la capital salmonera de España, en la que el paisaje vuelve a las altas y escarpadas montañas y a los hondos y angostos desfiladeros, teniendo por techo la totémica Cordillera del Sueve.

Ribadesella: capital del concejo de su mismo nombre, puerto importante deportivo-pesquero y magnífico lugar de verano, con una playa muy bonita y bellos rincones.